Home
Cannabis y glaucoma PDF Imprimeix Correu electrònic

Los cannabinoides además de disminuir la presión intraocular inhibirían la apoptosis y actuarían como neuroprotectores

Actualmente acuoso a través de la via convencional (trabéculo) y de la via uveoescleral (a través del cuerpo ciliar) y en los que disminuyen su secreción en los procesos ciliares. En los años 70 en un estudio estadounidense con sujetos fumadores de marihuana descubrieron su potente efecto reductor de la presión intraocular. Posteriormente se corroboró esta observación con otros experimentos administrando el principal componente activo de la marihuana, el delta-9-tetrahidrocannabinol, vía oral y endovenosa. Aunque los efectos psicoactivos limitaban su uso terapéutico se investigaron los mecanismos de acción, se potenció el estudio de los cannabinoides sintéticos y se descubrió un sistema endógeno de cannabinoides, análagos de las prostaglandinas con una vida media corta, con funciones neuromoduladoras, neuroprotectoras y reguladoras de la presión intraocular.

 

Se conocen dos receptores principales para los cannabinoides: el CB1 y el CB2. Son receptores de membrana unidos a la proteina G y que producen una reducción del AMPc. El CB1 se encuentra sobretodo en el SNC, ojo, ap.digestivo, reproductivo y es responsable de los efectos psicotropos, antieméticos, neuroprotectores y reductores de la presión. Los recCB2 se presentan en las células del sistema immunitario, y en algunos estudios se ha observado en la retina y SNC, su activación induce una reducción de la respuesta inflamatoria. A nivel ocular la presencia del receptor CB1 es muy abundante en el polo anterior: trabéculo, cuerpo ciliar y córnea, y en menor medida en el esfínter pupilar y canal de Schlemm. En el polo posterior lo encontramos en la retina: fotorreceptores y capas internas de la retina. El mecanismo de acción que produce una reducción de la presión intraocular parece no ser único; debido a la distribución de los receptores CB1 intraoculares y a los estudios del efecto de los endocannabionoides y cannabinoides sintéticos se considera que puede estar relacionado con un aumento de la facilidad de difusión tanto en el cuerpo ciliar (via uveal) como en el trabéculo, así como una reducción en la producción de humor acuoso debido a una vasodilatación en el cuerpo ciliar. Diferentes estudios también han demostrado el efecto neuroprotector de los cannabinoides: reducen la activación del receptor NMDA que aumenta la presencia de calcio intracelular y oxido nitríco y estimula la apoptosis. Reducen también los radicales libres.

Por lo tanto, los cannabinoides ofrecen una opción terapéutica muy completa y complementaria al actual arsenal antiglaucomatoso ya que además de disminuir la presión intraocular inhibirían la apoptosis y actuarían como neuroprotectores. Pero la dificultad para el uso terapéutico tópico de estas substancias se debe principalmente a su efecto psicotropo; en la administración tópica prácticamente el 90% se absorbe por la mucosa nasal y conjuntival y sus efectos sobre el receptor CB1 son sistémicos. Además, son moléculas altamente lipofílicas y muy poco solubles en la lágrima. Actualmente se están realizando estudios con la anandamida (principal representante de los endocannabinoides) y ciclodextrinas que aumentan su solubilidad y disminuyen la dosis de aplicación necesaria. ImageTambién se está potenciando el estudio de cannabinoides sintéticos sin efectos psicotrópos como el HU211 con potentes efectos antioxidantes.

Bibliografía: Järvinen T, Pate DW, Laine K.cannabinoids in the treatment of glaucoma. Pharmacology &therapeutics 2002;95:203-220.